5 razones por las que necesitas un antivirus en Windows 10

El término “antivirus” se ha vuelto muy arraigado en la cultura tecnológica al punto que casi todo el mundo está familiarizado con su significado. Lo más probable es que tengas una PC con Windows 10 y te preguntes si es necesario tener uno. Windows 10 es un sistema operativo de escritorio muy utilizado y hasta cierto punto seguro. La respuesta a la interrogante es corta y sencilla: SÍ.

Te mostraré 5 razones por las que un antivirus sigue siendo una necesidad en tu ordenador con Windows 10.

5 razones por las que necesitas un antivirus en Windows 10

1. Windows 10 viene con un antivirus incorporado
La razón más obvia por la que el software antivirus sigue siendo una necesidad para la mayoría de los usuarios es Windows Defender. Sí, incluso Microsoft – la compañía detrás del sistema operativo Windows que se ejecuta actualmente en más de 1.5 mil millones de PC comenzó a integrar una solución básica de antivirus con el lanzamiento de Windows Vista en 2006.

Una década más tarde, las cosas no han cambiado mucho, excepto por el aumento de las amenazas de seguridad. Hoy tenemos cientos de millones de nuevos ordenadores que se venden cada año con Windows Defender como una parte integral de Windows 10, que viene pre-instalado en muchos de estos dispositivos. Proporciona una capa básica de seguridad hasta que instales tu propia elección de antivirus.

Por si fuera poco, muchos fabricantes de computadoras incluyen una tercera solución de seguridad de parte de empresas como Norton o McAfee, por mencionar algunos. Sin embargo, esto no es lo ideal para todo el mundo. Muchas de estas soluciones vienen preinstaladas en forma de “periodos de prueba” que deja a los usuarios sin protección después de la expiración de esta, a diferencia de Windows Defender que es una solución gratuita.

2. Un antivirus facilita la configuración de la seguridad.
Si estás ejecutando la última versión de Windows 10, puedes utilizar el nuevo Centro de seguridad de Windows Defender para hacer algo más que un escaneo en busca de virus. Las características adicionales incluyen “rendimiento del dispositivo y el estado”, “Servidor de seguridad y protección de la red”, “Aplicación y control del explorador”, entre otras opciones.

El Centro de seguridad de Windows Defender puede proporcionarte herramientas adicionales, lo cual es bastante bueno para ser una herramienta gratuita, pero aún no es suficiente cuando se trata de seguridad tradicional, para ello hay que pagar por soluciones de terceros. Hay versiones gratuitas disponibles de terceros, pero estas son limitadas y algunas incluso te darán lata con anuncios pop-up.

Algunos incluso ofrecen protección contra el spam, protección de la privacidad al navegar por la web, o utilizar su dispositivo móvil como herramienta de fortalecimiento de la seguridad de tu PC.


3. El antivirus ha evolucionado para hacer frente a las amenazas más recientes
Probablemente has escuchado o leído noticias sobre tipos clásicos de malware, como troyanos, gusanos, keyloggers y puertas traseras. Estos por lo general infectan a los usuarios a través de cosas como archivos adjuntos de correo electrónico o descargas de sitios web sospechosos. Después de eso, se extienden a todos los dispositivos en una red local, causando aún más daño. Todos ellos son diferentes métodos utilizados para sacar provecho de tu información sensible.

Microsoft ha ido mejorando la seguridad de Windows con cada nueva versión, lo que hace que muchos de los virus clásicos queden obsoletos. A su vez, los chicos malos han ideado nuevas formas de atacar y tomar el control de tu PC. Un ejemplo notable es el ransomware, que roba tus datos y hace que sea técnicamente imposible el acceso a menos que pagues a los secuestradores de una manera que hace que sea muy poco probable que alguna vez los identifiques.

En general, los antivirus han evolucionado para enfrentar estas amenazas crecientes. Proporcionan una protección especial para tus carpetas importantes, para evitar que el malware te ataque, además puedes configurar una lista blanca de aplicaciones de confianza. Algunos antivirus incluso evitan que un atacante modifique tu configuración o desinstale algo mediante el uso de una contraseña de usuario.

4. El navegador web no es tan seguro como imaginas
Lo más probable es que pases la mayor parte del tiempo utilizando un navegador web, y esto es también uno de los objetivos principales de los cibercriminales. Tanto Google como Microsoft y otros promocionan su navegador como el más seguro, pero en la realidad es que todos estos tienen fallos. Eso te deja vulnerable hasta que obtengas una actualización, lo que puede llevar algún tiempo, dependiendo de la complejidad de la reparación de la falla.

Entre las amenazas más comunes destacan los ataques de phishing clásicos que todavía funcionan. Los atacantes pueden ocultar código malicioso en los anuncios, video que se reproducen automáticamente o campañas en los medios sociales que se hacen pasar por algún concursos o sorteo legítimo. Una vez que se hace clic en estos, tú estarás infectado. Puede que muchas veces ni siquiera te des cuenta.

Algunos ataques implican redirecciones que llevan de un servicio legítimo a una página web infectada o falsa. Es ahí donde los criminales cibernéticos suelen obtener las contraseñas de tus cuentas online. Los Buenos antivirus normalmente analizan el código de la página web y te advertirán si es maliciosa.

5. El antivirus es una capa adicional de seguridad
“Soy cuidadoso con lo que hago en mi computadora y cuando navego” – está frase es muy común entre muchos usuarios. Pero nunca se puede obtener un 100% de seguridad y las buenas prácticas no son suficientes para mantener tu PC segura. Pensar de manera proactiva acerca de la seguridad reduce el riesgo de robo de datos financieros o el fraude de identidad.

Como dicen los médicos: “más vale prevenir que lamentar”. Estas son algunas de las situaciones en las que un antivirus puede proporcionar valiosa seguridad adicional:
* Compras online y transacciones bancarias.
* Conectarse en un Wi-Fi público.
* Hacer clic en enlaces maliciosos
* Intercambio de archivos.
* Descarga de archivos, etc.

Muchos piensan que el antivirus solo detecta los virus al analizar la computadora. En realidad, las mejores soluciones de seguridad actuales analizan el comportamiento de cualquier aplicación que se ejecuta. Esto aumenta las posibilidades de descubrir una amenaza de seguridad incluso antes de que tenga la oportunidad de hacer algún daño.

Conclusión: Un antivirus sigue siendo tan importante como ser cuidadoso y mantener tu software actualizado. Además, no hay necesidad de gastar mucho en un antivirus. Empresas como Bitdefender o Panda ofrecen precios más accesibles que se adaptan a tus necesidades específicas.

Si tienes alguna duda u observación no dudes en dejar tu comentario. 


0 comentarios:

Publicar un comentario